Carta fundacional

ALIANZA IBEROAMERICANA EUROPEA CONTRA EL COMUNISMO (AIECC)

Logotipo de la AIECC

DECLARACIÓN

Nosotros; la diáspora iberoamericana en Europa,  pueblos que nos vimos en la triste obligación de salir huyendo de nuestras tierras; con miedo, dudas, incertidumbres, y esa sensación de que probablemente, nunca más volveremos  a estar con los nuestros;  nosotros; que a pesar de los miles de kilómetros de distancia, seguimos sintiendo la imposición de autocensurarnos, porque el expresarse libremente; puede causar terribles consecuencias en tu vida, y en la de tus familiares que aún viven allí. Nosotros;  la diáspora liberada, hemos decidido decir basta, y por el bien de los nuestros en nuestras respectivas naciones, por la libertad, la democracia, y la prosperidad de nuestras tierras de origen, lugares que están sometidos por gobiernos o dictaduras de corte comunista, creemos; que ha llegado la hora de luchar con todos los recursos jurídicos, educativos y sociales, es la hora de levantarnos, en contra de los sistemas comunistas que someten a nuestras naciones, y para eso, nos haremos servir de la libertad que nos garantizan las respectivas <<constituciones>> de los países en los que residimos, o somos naturalizados. Y; la <<carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea>>.  Denunciar todas las injusticias que viven nuestras naciones, será nuestro principal motivo de unión y lucha. Nuestro mayor anhelo, es que nuestros países de origen, lleguen a ser estados libres y democráticos, y para eso es necesario trabajar juntos. 

Observamos con mucha preocupación, políticos que han sido elegidos democráticamente por el pueblo europeo, supuestos representantes de la ciudadanía, que hablan de libertad, prosperidad y derechos poniendo de modelo a seguir; los regímenes que someten a nuestros pueblos, cuando muchos sabemos que esos sistemas no representan los valores que simboliza Europa, incluso, algunos de esto señores,  presumen de querer importar modelos de fracaso, muerte y desesperación a la Europa de la prosperidad y la Libertad.  Estamos anonadados viendo como el colectivismo totalitario, ha desembocado en todo tipo de socialismos con una aparente patina de cultura pop, y un odio sin límites al ser humano y a la bilogía que lo define.  Vemos también el silencio cómplice de las organizaciones  “eco friendly” totalmente de costado a los desastres ecológicos provocados por gobiernos populistas de izquierdas en américa. Apenas nadie conoce el desastre medioambiental del Chapare Boliviano, o el del amazonas venezolano.  El nacional populismo es otra sepa que se está cebando con el continente europeo.  Cien años después del choque de ambos totalitarismos, escenificado en dos guerras mundiales y la instauración de terribles dictaduras en todo el continente europeo durante medio siglo, hoy estamos nuevamente ante la amenaza totalitaria colectivista de populistas de izquierda y de derecha, que a la postre siempre se ponen siempre de acuerdo para aniquilar la libertad individual de las personas.

Nosotros;  la diáspora iberoamericana en Europa,  sentimos  una especial obligación moral con nuestras tierras de acogida,  tierras que nos han permitido conocer el valor de la libertad, la tolerancia, la democracia, el pluripartidismo y la división de poderes.  Este maravilloso continente,  que nos concedió una prosperidad que jamás hubiéramos llegado a imaginar, nos hace sentir un inconmensurable sentimiento de agradecimiento,  y por eso; creemos fielmente que tenemos que ser una muralla,  un manto de protección, y garantes;  para salvaguardar los valores de libertad y prosperidad que representa Europa.  Tenemos que combatir la interesada desinformación, en relación a las constantes violaciones de los derechos humanos, derechos que conculcan diariamente estos regímenes contra sus ciudadanos.  Esas violaciones no solamente tienen lugar en nuestras naciones de origen, también son perpetradas en Europa, contra nosotros, que muchos somos ciudadanos o residentes europeos.   Esta sensación de vulnerabilidad, es intolerable y es contraria a lo que representa Europa.  Nos produce una profunda incomodidad cuando gobiernos o políticos europeos, hacen una labor de blanqueamiento mediático con estos regímenes autoritarios.  No podemos seguir permitiendo que estos estados totalitarios continúen maquillando de una forma burda, todas sus irregularidades y violaciones.  Su propaganda vírica, tiene que ser eliminada, ya que como hemos venido denunciando en este escrito, el comunismo y el autoritarismo son contrarios a los principios libertarios de Europa.  Por eso, nos unimos representantes de todo el continente, para  luchar con todas nuestras fuerzas a favor de la libertad de los pueblos iberoamericanos sometidos por el comunismo, y desenmascarar a aquellos que pretendan traer a Europa la intolerancia, la falta de democracia, y la persecución del que piensa diferente.  Nuestro objetivo final; debe ser exportar el modelo europeo y del primer mundo a nuestras naciones.  Por eso;  rubricamos este documento con el objetivo de trabajar unidos, por una Iberoamérica libre de comunismo.